viernes, 15 de mayo de 2015

¿Cómo escribir una novela con un trabajo y dos niños?

Trabajar y escribir es posible

Como muchos autores noveles –y otros que no lo son tanto– no vivo de mis libros. Vivo de mi trabajo como médico, que hoy por hoy es un trabajo a jornada completa (Tengo dos medias jornadas en dos hospitales diferentes) más las guardias. Y además, tengo una familia que sabe que existo. Básicamente, porque yo llevo la logística (No me digáis que no suena fashion) de mi casa. Sin embargo, en los últimos dos años he publicado cuatro libros. Uno de ellos, "Leyendas de la Tierra Límite: las Tierras Blancas" es una novela de Fantasía que me llevó un año completo terminar. 

¿Cómo lo hago? 
La clave, aparte de organizar mi tiempo, como ya os dije, es la disciplina. Si quieres ser escritor, la primera persona que debe creerlo eres tú. Es difícil definir lo que es ser escritor (aunque cotizar a Hacienda por ello ayuda). Pero digamos que todo cambió cuando decidí que escribir no era solo lo que más me gustaba en este mundo, sino que iba a ser también mi trabajo, de la misma manera que lo era ejercer la Medicina. Así, cada día tenía que cumplir con ese trabajo me apeteciera o no hacerlo. 

"Las Tierras Blancas" tiene 75000 palabras aproximadamente. Eso hace una novela de 340 páginas. Si me ponía como tarea escribir 500 palabras al día, tardaría 150 días en tener un primer borrador. Es decir, 5 meses. Pon otros cinco para corregir y escribir el segundo borrador. Y un par de meses más para rectificar pequeños fallos. Y voilà.

En esos primeros cinco meses, intenté –no obstante– escribir un poco más (alrededor de 700 palabras al día) porque siempre hay algún día –por enfermedad, por guardia de mierda, por lo que sea– que no vas a poder cumplir y así no te retrasas. 

Ojiplático

Ya te veo la cara. "Ya, guapa" –me dirás–", pero yo no tengo tiempo". Pues sí, sí que lo tienes. Cada uno debe buscar de dónde sacar una hora al día. Escribir ese número de palabras no te lleva más. En mi caso, ya sabes, que soy una escritora de mañanas. Me levanto una hora antes para escribir. En esa hora no suena el teléfono. La casa está en silencio. No hay interrupciones. Cierro la puerta al mundo real para meterme en el mío. Pero cada uno lo adapta a su vida. Lo que sí es cierto es que no vale el "yo no tengo tiempo". Siempre se tiene tiempo para hacer lo que se quiere. Cuando uno quiere, tiene tiempo. Cuando no, lo que tiene son excusas. Piensa qué cosa puedes suprimir que te quite tiempo (los niños no valen) y suprímela. Por ejemplo, la tele. O la compra (¡Qué fácil es hacerla por internet!). Se me ocurren un montón de opciones, pero en fin, que seguro que si te estrujas un poco las meninges sacas esa hora. 

Ya lo sabes 
¡Quiero leer tu novela el año que viene!






14 comentarios:

  1. Quien quiere algo busca la manera, quien no quiere, busca la excusa :) Fue mi lema durante el último año, además de poner de fondo de pantalla en mi ordenador a Yoda con su sable láser y la frase "Do or do not. There is no try"
    Cuando se es un caos organizativo cuesta mucho trabajo encarrilarlo todo, ser ordenado, firme y disciplinado. Pero se puede, ay, tanto que se puede.

    ResponderEliminar
  2. Toda la razón del mundo. Yo me he propuesto en serio ponerme, y aunque no quiero ponerme horario; sí he decidido aprovechar las horas de inspiración y dedicarlas a escribir y no dejarlas correr o estresarme con el "no tengo tiempo". Así que espero en unos meses poder seguir tu camino ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasa es que la inspiración te tiene que encontrar escribiendo. No esperes a las horas de inspiración. Escribe todos los días.
      Espero que sí :D

      Eliminar
  3. Hola:

    Acabo de conocer tu blog gracias a otro amigo escritor. Yo soy padre de 3 niñas pequeñas, además de trabajador a tiempo completo y la verdad es que a pesar de ello he publicado ya 4 novelas en 2 años, a una media de 400 páginas cada una. La gente dice: ¿pero cómo lo haces? Lo que está claro es que además de planificarse hay que eliminar cosas. En mi caso, la tele. Sin tele gano un tiempo que de otra manera "se perdería", ya que a las niñas no voy a quitarles el tiempo (además no puedo escribir con 3 chiquillas de menos de 6 años correteando a mi alrededor). También estoy aprendiendo a no agobiarme: ¿llevo 2 días sin escribir? Bueno, no pasa nada, el siguiente le meteré más caña. Porque si no acabo agobiado yo y agobiando a los que tengo alrededor. También hay temporadas, como en vacaciones, donde le dedico mucho más tiempo. Lo que está claro es que hay que ir escribiendo, es como hacer ejercicio, si lo dejas mucho luego cuesta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, James, encantada de conocerte.
      Tienes razón, es como hacer ejercicio. Y hay quien no lo hace nunca ;D
      Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  4. Se puede, claro. suelen preguntarme a menudo de dónde saco horas para todo, porque a mí me gusta también coser y ltengo un empleo a jornada completa, sin guardias, pero con otro empleo esporádico mas actuaciones" estelares" cuando he presentado mis libros, mas casa con jardín y niños y comemos en casa todos los días. La tele... Sólo veo algo por internet mientras plancho/cocino, Sólo hay algo que me dificulta la escritura: leer. Es como si no pudiera generar mis propias ideas.
    En fin, la clave es la disciplina y acostarse pronto para poder madrugar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo por eso aprovecho para leer por la noche. Es mi forma de desconectar del mundo, pero es verdad que leo menos de lo que me gustaría porque me quedo frita ;D

      Eliminar
  5. Yo, sin niños, ya lo encuentro complicado :D
    Se trata de ser, principalmente, productivo. Y de exprimir cada segundo al máximo. De lo contrario, terminas frustrándote. También tenemos limitaciones fisiológicas. Y necesitamos descansar...
    En fin: ¡muchos ánimos y a seguir escribiendo! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y también lo hago, no creas.
      Lo que sí es verdad es que encuentro que el tiempo me cunde mucho más cuando me tomo el trabajo de organizar la semana. Y también estoy menos cansada.
      Muchas gracias por los ánimos XD

      Eliminar
  6. Buenos días Ana: "Quien quiere, puede", me decía mi ama cada vez que ponía alguna excusa para no hacer lo que me mandaba.
    Tengo requetecomprobado que las personas más ocupadas son también las que más prontamente dan su ayuda cuando se la pides y las que antes se dan cuenta de si las necesitas.
    Ahora, no nos invites a escribir una novela, no siendo que nos animemos y luego no podamos leer las tuyas. Sin embargo voy a seguir tu consejo y dedicar mi tiempo a alguna novela de autores moderno, por supuesto poniéndote a tí la primera en la fila.
    Mis hijos me dicen que me estoy haciendo mayor, lo soy, porque ahora releo los clásicos mas que las novedades.
    Bueno por hoy ya vale. Un abrazo cariñoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, Rosa, siempre hay tiempo para leer (aunque no sean las mías ;D).
      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar

  7. Hola Ana. Yo también tengo dos hijas, además de mi mujer (que por otro lado, me ha resultado llamativo que en otros comentarios se hable de los hijos y no de la pareja). Mi método durante los últimos tres años ha sido levantarme una hora antes (casi) todos los días para poder escribir. Me que quitado todo menos el aikido y el ratito después de cenar en el que las niñas están acostadas y podemos hablar tranquilamente mi mujer y yo. Pero el levantarse una hora antes tiene sus inconvenientes, y es que puedes haber pasado mala noche (como me ocurre desde hace tiempo con la pequeña) y tu productividad se ve lastrada. Aún así, llevé adelante mi blog y publiqué una antología de relatos. Ahora estoy inmerso en la preparación de una novela de fantasía y todo se vuelve más complicado. Pero bueno, siempre ayuda conocer a otras personas que están en tu misma situación y que sacan adelante sus proyectos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en mi caso, es que la pareja no da trabajo jajajajaja
      Ya, por eso hago una estimación pesimista de número de palabras, poniéndome siempre por lo bajo.
      La verdad es que me encanta descubrir que no soy la única que hace carambolas ;D

      Eliminar