miércoles, 30 de diciembre de 2015

Los 12 posts más leídos del Fogón en el 2015



Hace ya cuatro años que no trabajo la noche de Fin de Año, pero la última vez que lo hice me reí con el flipe de los residentes que venían de otros países al vernos comer las uvas a toda pastilla. Sé que la tradición de las uvas viene de los excendentes de uva españoles y que simbolizan la suerte que queremos que nos acompañe en el nuevo año que inicia. Pero para mí son también el resumen del trabajo de doce meses. Estos doce meses me han traído muchas alegrías y no puedo cerrar el año del Fogón sin ofreceros, una a una, doce uvas: los posts que han traído más visitas al Fogón en ese mes. Muchas muchas gracias a todos por hacer que esta casa crezca poco a poco y por acompañarme en esta locura. Os quiero más que a mis libros, que ya es decir. 

viernes, 25 de diciembre de 2015

Reseña de la novela de Fantasía juvenil "Sueños de piedra"

Clica sobre la imagen para ir al vídeo


¡Feliz Navidad, mis queridos literaturadictos! Hoy vengo a felicitaros las fiestas con una vídeo-reseña, muy cortita, que no está el horno para bollos, de una de las novelas mejores de Fantasía Juvenil que he leído este año: "Sueños de piedra" de Iria G. Parente y Selene M. Pascual. 

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Cosas que hacer (y que no hacer) si quieres convertirte en escritor de Fantasía


Esto que veis en la foto es un verode. No sé si en el resto del mundo se llama así. En Canarias, es un verode. Los verodes son plantas que crecen en condiciones tremendamente adversas, en muy poca cantidad de tierra y con pocas necesidades de agua, pero son tremendamente resistentes. Cuando salía del instituto (Estudié en el Canarias Cabrera Pinto, el instituto más antiguo de Canarias, donde también estudió Pérez Galdós), los verodes me saludaban desde los tejados que coronaban las aulas. 

Este año, desde la publicación en Noviembre de la primera parte de "Leyendas de la Tierra Límite", me he convertido en un verode. Soy –a pesar de tener tres novelas en el mercado– una escritora novel. Me falta mucho, mucho por aprender para tener el bagaje que tienen Cotrina o César Mallorquí o Laura Gallego. Pero me he agarrado a mi pequeño pedazo de tierra –este Fogón– para aprender y seguir creciendo. 

Así que hoy, desde mi tejado, os voy a hablar de las cosas que he aprendido que debes hacer (y también de las que no debes hacer) para convertirte en escritor de Fantasía. 

viernes, 18 de diciembre de 2015

El backstage de un programa de televisión: "Mi capítulo 24"

Clica en la imagen para ir al vídeo

Mil gracias al equipo de "Mi capítulo 24" por ser tan majos y por permitirme grabar mientras trabajaban. Aquí tenéis el resultado y también la entrevista que me hicieron y que se emitió en el canal 24 horas el pasado domingo 13. 



miércoles, 16 de diciembre de 2015

Historia de la literatura fantástica: desde Tolkien a Sanderson.


Este macro-post está escrito por Guillermo Jímenez Cantón (conocido por estos lares, como Lecturonauta). Así que yo hoy ni pincho ni corto (Bueno, un poco sí, al final). Os dejo con él. 

Hoy he venido a este Fogón a hablar de la historia de la literatura fantástica. En profundidad. Aprovechad y coged algo con lo que apuntar, porque aquí tendréis novelas para una década, o más. Podéis pedirlas por Navidad, por ejemplo, porque ¿qué mejor regalo que una buena novela fantástica?

Pero para ello primero habría que definir qué es la literatura fantástica.

Es difícil definir la literatura fantástica. En serio. Mucho.

Párate a pensarlo. Intenta encontrar una definición que no incluya el realismo mágico, ni la ciencia ficción, ni el terror. La verdad es que las fronteras entre estos géneros no son fáciles de marcar. Y luego hay subgéneros. No, en serio. Hay muchísimos subgéneros. Y hay subgéneros de los subgéneros. Cyberpunk. Dieselpunk. Greenpunk. Es un caos.

Pero como hay que saber de qué demonios estoy hablando, vamos a intentar definirlo un poco. La literatura fantástica, en lo que dure este post, será la literatura que incluya elementos que no sean posibles en nuestro mundo tal y como es, ni lo sean en el futuro (FUERA CIENCIA FICCIÓN. ¡YO TE EXPURGO DE ESTA TIERRA! Al menos de este artículo). Tampoco que esos elementos se utilicen principalmente para dar miedo. Esto nos fastidia bastante porque en los orígenes, la distinción de terror no se hacía… Agh.

Y tampoco es realismo mágico, porque… porque lo digo yo. ¿De verdad os sorprende que no haya una definición clara del género? Es demasiado amplio.

En fin. Literatura fantástica. Finjamos que todos sabemos de lo que estamos hablando.

viernes, 11 de diciembre de 2015

9 Autoras españolas de Fantasía Juvenil

¡Nuevo vídeo en el canal! ¿Conocéis a estas autoras? ¿Qué autoras de Fantasía Juvenil os gustan? 

Clica sobre la imagen para acceder al vídeo


miércoles, 9 de diciembre de 2015

Mis 7 mejores lecturas de Fantasía juvenil de 2015


2015 ha sido un año tremendamente rico en lecturas de Fantasía Juvenil. Tanto que me ha costado verdaderamente elaborar esta minilista de 7 libros recomendadísimos. Debajo de cada uno, como siempre, está un enlace a Amazon, por si te apetece ver de qué van, qué opinan de ellos los lectores (no solo yo) y qué precio tienen. Si los compras a través de ese enlace, a ti no te saldrán más caros, pero a mí me ayudas a obtener una pequeña comisión. 

viernes, 4 de diciembre de 2015

Escribir Fantasía: la escaleta

Nueva entrega de la serie "Escribir Fantasía" en el canal de Booktube del Fogón: 

Pincha en la imagen para ver el vídeo.

Si te perdiste las entregas anteriores, puedes verlas aquí: 







miércoles, 2 de diciembre de 2015

¿Por qué los escritores odian las firmas?


Dicen que las firmas de libros se idearon para bajar a los escritores a la Tierra. Yo, como me dijo la librera en la última, no me puedo quejar. Jamás me he ido de ninguna firma de vacío, como sé que si le ha pasado a otros compañeros. Y, aunque no todas tienen la maravillosa cola que tuve en la primera firma en La Casa del Libro de Gran Vía, siempre hay gente que me acompaña. 

Pero aún así, odio las firmas. 

¿Por qué?