martes, 19 de enero de 2016

La Literatura juvenil también existe




Hace unos días ya, Fantífica recogió las recomendaciones literarias del 2015 de varias personas de peso en el mundo de la Fantasía, la Ciencia Ficción y el Terror: autores, libreros, periodistas y editores. Y, aunque las recomendaciones –y las intenciones– son buenas (Me encantó Trece Monos de César Mallorquí, por ejemplo o Lectores aéreos, de Gabriella Campbell), eché en falta una cosa: la literatura fantástica juvenil. Bueno, podéis decir, es que a lo mejor las personas que recomiendan no leen juvenil. Pues resulta que no. Que entre las personas que recomiendan hay –para más inri– autores de literatura juvenil. 


Y es que la juvenil también existe. A pesar de la nariz levantada con la que la miran los fanáticos de la Fantasía adulta, como si fuera el pariente pobre. No solo existe, sino que da de comer a muchos escritores de nuestro país (entre ellos, a mí). Porque los jóvenes –a pesar de lo que dicen– leen, leen mucho. Incluso, tengo la sensación –corregidme, si me equivoco– de que muchos autores aprovechan ese tirón para vender bajo la etiqueta de "juvenil" cosas que son totalmente adultas. Lo digo pensando, concretamente, en el "Medio Rey" de Abercrombie o en "Amanecer rojo" de Pierce Brown, que son Grimdark puras y duras (solazándose, por no decir, revolcándose, en imágenes violentas) y que de juvenil no tienen nada, salvo la etiqueta de la portada.

Así que, para completar esas recomendaciones de expertos que ha recolectado Fantífica (sin pretender serlo, ni mucho menos ;D), he elaborado mi propia lista de recomendaciones de Fantasía y Ciencia-ficción juvenil publicada en el 2015 (ya sabéis que Terror no leo). 



La novela de Iria G. Parente y Selene M. Pascual sobre el príncipe caprichoso que quiere recuperar su trono y la prostituta que quiere ser mercader es uno de los must de la Fantasía Juvenil del 2015. 



Adoro las historias de dragones. Pero ésta confieso que me ha sorprendido. Por la originalidad de su proagonista. Por el hilo argumental que invita a seguir leyendo. Por la magnífica ambientación (parece que oímos la música de Seraphina sonar). Y, por supuesto, por la magnífica edición de Nocturna. 


Conexo

Dos realidades que se funden en un túnel. Un accidente que vuelve el mundo de seis adolescentes del revés. Una novela trepidante y repleta de acción (cuya reseña podéis ver en el canal de Booktube).



Todas las hadas del reino

Una deliciosa vuelta de tuerca a los cuentos clásicos como solo Laura Gallego puede conseguir. Un libro repleto de guiños a los cuentos clásicos. De los que se cierra con una sonrisa.


Las Crónicas De Fortuna 1. El Secreto Del Trapecista 

La serie de Javier Ruescas en la que el mundo del circo se mezcla con demonios y magia negra es de las que enganchan. Próximamente, sale la tercera entrega "La decisión de la bailarina" que cierra la trilogía. 

¿Habéis leído alguno? 




5 comentarios:

  1. Hola! He leído todos menos Conexo y Sueños de Piedra (que está en pendientes) :P

    ResponderEliminar
  2. Cuando dirigía la biblioteca de mi Instituto nunca quise separar la literatura "adulta" de la "juvenil". No entiendo muy bien dónde está la separación, qué es lo que hace que una novela sea una cosa o la otra. Solo podría distinguir entre mala y buena literatura, que no es el caso.
    De las que nombras no he leído "Conexo" ni "Seraphina", pero sí las otras 3, que me gustaron mucho. Sobre todo "Sueños de piedra", que tiene un sentido del humor soterrado que me cautivó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es difícil que si a mí me gustan, no te las recomiende ;D.
      Sí, supongo que ahí está el quid de la cuestión: en qué es adulto y qué juvenil.

      Eliminar
  3. Totalmente de acuerdo en que hay editoriales que meten dentro de la literatura juvenil libros que no lo son. Creo que a veces se mezcla literatura juvenil con fantasía y no tiene por qué.

    Yo lo único que pido en la literatura juvenil (que también leo bastante) es que no se trate a los jóvenes como tontos porque hay libros que son muy muy predecibles o que en algunos momentos te tienes que creer lo que pasa porque sí. Últimamente veo libros juveniles con personajes planos o incongruentes porque no tienen una personalidad definida. La literatura juvenil es la más olvidada y, como dices, parece el patito feo pero también creo que precisamente por eso hay autores que se toman más "a la ligera" escribir un libro para estas edades, por desgracia. Es una pena que en el mundo en general se la tiene apartada cuando los jóvenes son una fuente infinita de ventas porque tienen esa faceta "fan" maravillosa.

    ResponderEliminar