martes, 29 de marzo de 2016

¿Cuál es la diferencia entre literatura juvenil y adulta?


Lo he buscado en la red y las respuestas que he encontrado no me satisfacen. Así que, independiente que es una, he decidido aportar mi propia respuesta a la cuestión de cuáles son las diferencias entre literatura juvenil y adulta. 

No es, como he leído en algún blog, que la juvenil tenga siempre una parte romántica. No es cierto. "La historia interminable" es una novela de fantasía juvenil. O "Momo". ¿Me decís dónde está la parte romántica? 

O que los protagonistas tengan una edad joven. Sí es verdad que la literatura juvenil suele tener un protagonista joven porque para alguien joven es más sencillo empatizar con un protagonista de su edad, pero ¿calificarías "El niño del pijama de rayas" o "El lazarillo de Tormes", por poner dos ejemplos donde sus protagonistas son jóvenes, como literatura juvenil?

Desde mi punto de vista, la literatura juvenil tiene que tener tres características que no tiene por qué cumplir la adulta: 
  • Un menor contenido en violencia
  • Escenas sexuales menos explícitas
  • Un lenguaje más sencillo
Simplemente porque esos son los criterios para puntuar las películas por categoría de edades. Los libros deberían llevar una advertencia, como ocurre con las películas, en plan: "para mayores de 12 años". Que lo único que quieran decir es que una persona con la madurez mental que se supone de 12 años para arriba puede leer ese libro sin que sus escenas le hagan daño. 

¿Acaso no puede un adulto —como es mi caso— disfrutar de la literatura juvenil? ¿No puedo leer Harry Potter o Percy Jackson porque son para jóvenes y yo ya peino canas? 

En este sentido, lo siento mucho, señor Joe Abercrombie. Lo que usted escribe no será jamás literatura juvenil, por mucho que se empeñe en tildarla así en su Trilogía del Mar Quebrado, sino Grimdark puro y duro con toda su violencia rezumante. 



28 comentarios:

  1. Es curioso donde están los límites de los géneros. Ahora estoy en el proceso de descubrir cuál es el mío,como bien sabes, y he visto que, por ejemplo, a Terry Pratchett y a Christopher Moore se los define como ficción absurda, pero a Eduardo Mendoza, por ejemplo, como ficción satírica, cuando ambos hacen cosas muy parecidas.
    Yo descubrí a Mendoza, por ejemplo, cuando estaba en el instituto, antiguo segundo de BUP, que desconozco la equivalencia con el sistema actual.
    La profesora de lengua me recomendó "El misterios de la cripta embrujada", porque teníamos que leernos un libro para su asignatura, y pienso que como literatura juvenil funciona, aunque sea una parodia de la comedia negra un tanto subida de tono, pero a mí como lector joven me fascinó.

    Pratchett, por ejemplo, linda, en mi opinión, con la la fantasía juvenil, o al menos muchos lectores "serios" así lo califican, por el hecho de que sus historias se desarrollen en mundos fantásticos, y dado el tono de sus personajes, tan caricaturesco, quizá pudiera encajar en el género. No sé que pensaras como autora del mismo.

    Estos mismos lectores "serios" son incapaces de ver la profundidad de muchos de los temas que toca y de como usa la ambientación fantástica para criticar aspectos de nuestra sociedad sin que resulte demasiado incómodo. En ese sentido pienso que serían unos libros que funcionan tanto para jóvenes como para adultos, si estos son capaces de superar sus prejuicios.

    Mi primer libro, "Historias que no contaría a mi madre" recibió muchas veces críticas de lectores por ser demasiado juvenil, y quizá coincida con dos de los criterios que has puesto, porque no hay mucha violencia, y de sexo poco, pero no porque el protagonista no intente tenerlo, sino porque al pobre siempre le dan calabazas.
    Sin embargo el lenguaje vulgar que utilizan los personajes y sus desfases juerguistas más propios del realismo sucio quizá no lo hagan apto para este tipo de público, bueno para el público no, para sus padres que no querrían que sus hijos leyeran esas cosas que harán en un par de años cuando salgan los sábados por la noche.
    ¿Habría literatura post juvenil, para post adolescentes? ¿Cumple quizá el young adult este criterio? No sé, muchas veces las etiquetas se quedan cortas para definir la realidad.
    Buenas reflexiones. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo, honestamente, que no hay edad para la literatura. Que un lector joven puede disfrutar de Eduardo Mendoza y un adulto de Laura Gallego en su versión middle-grade. Y que depende mucho, muchísimo de la madurez mental del lector. Sí que es verdad que hay determinados contenidos que deben avisarse. No me gustaría a mí que mi hija de doce años leyera Cincuenta sombras de Grey (aunque reconozco que yo tengo bastantes más y me pareció un completo bodrio).
      Me ha encantado el post-post ;D.

      Eliminar
    2. ¡Uy! Perdón si me he pasado soltando el rollo :0

      Eliminar
    3. Noooo, todo lo contrario, ha sido de lo más enriquecedor. No te preocupes.

      Eliminar
  2. Pese a que estoy de acuerdo en algunas cosas, pienso que, quizá, falte la visión juvenil para compensar la adulta que tú expones. Es decir, a juicio de un joven, las diferencias podrían ser otras, limitarse, por ejemplo, a lo que él sabe y lo que descubre (o, más bien, cómo lo descubre)... ¿Qué impide a un joven disfrutar de una novela adulta? Para mí, un niño es una persona plena, más o menos informada. Por ello, existe en el mercado un tipo de literatura "juvenil" dirigida a tratar asuntos delicados (problemas juveniles que se dan en el entorno familiar o en el social) de forma narrativa, para llegar al joven de una forma adecuada. La diferencia podría residir en eso, en el tratamiento del tema (en explicar y ser más explícitas las novelas en ciertos asuntos: lo que piensa el personaje en cuanto víctima, por ejemplo; y menos en otros: lo que piensa la víctima en cuanto atacante cuando se comporta de la misma forma en que lo hicieron con él.) Estas situaciones se dan en los clásicos también, no sólo en las novelas juveniles actuales. Un joven puede leer a Dickens o a Tolstói, puede leer muchas novelas catalogadas "para adultos" sin que su lectura dañe sus sentimientos o hiera su sensibilidad por lo explícito o gráfico de sus escenas. El caso es que muchas lecturas no se comprenden en ciertas etapas porque nos falta información precisa, real (experiencia) que permita entender el contexto y demás. Bueno, no me enrollo más. Gracias, Äna. Un artículo muy interesante (y un tema muy complejo, sin duda). Un saludo.

    P.D.: Por supuesto, el masculino genérico no significa que no tenga siempre presente al género femenino. Es una forma de expresarse, nada más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy completamente de acuerdo. Yo leí "La regenta" y "Las mil y una noches" con 13 años. Y me gustaron ambos. Con esa edad, supe separar el erotismo de la segunda de la poesía para disfrutar del texto. Pero también recuerdo que vi la película "Acusados" y que la imagen de la violación aún ahora me duele. A eso me refiero con los contenidos adultos. La literatura en definitiva no tiene edad.
      Gracias por reflexionar conmigo sobre el tema :D

      Eliminar
  3. ¡Hola! Justo este fin de semana me desquiciaba un poco con este tema. Tengo una hija que acaba de cumplir 9 años, a quien le gusta mucho leer y hemos regalado un Kindle. No tiene conexión a la tienda de modo que soy yo la que elijo sus libros, pero... ¡vaya lío!
    Bien, el problema que me encuentro es que la mayoría de libros de fantasía juvenil también están en fantasía y acción de adultos y yo creo que si un libro es para adultos no debería estar etiquetado en una categoría juvenil.

    Es decir: si se puede clasificar como adulto porque un adulto lo leerá sin problemas (vocabulario adecuado, básicamente) no debería estar nunca entre los libros para niños.

    Entiendo que los libros "adultos" que ponen sus autores en infantil y juvenil lo son porque no tienen escenas de sexo o violencia, pero no quiere decir que el vocabulario, el tipo de historia y demás sea adecuado para una niña de 9 años.

    Creo que hay mucha diferencia entre los 9 y los 12 años, y que en esta etapa ya empiezan a leer en serio pero todavía no están preparadas para leerlo todo. Se me hace complicado elegir algo que no sea terriblemente infantil pero que tampoco sea para demasiado mayores. Si un niño está preparado para leer más allá del género infantil puede ir a buscar libros a las secciones de adultos (yo leí el Quijote con 10 años y Crimen y Castigo con 12) lo que no puede ser es que tenga que leer yo primero los libros de fantasía para ver si son adecuados para ella. Se trata de proteger al menor y eso es algo que echo de menos en Amazon.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Existe una etiqueta para los lectores de esa edad que es "middle-grade". En ese sentido, amazon.com es mucho más específica que el amazon.es. Pero es difícil etiquetar los libros en ese sentido. Por ejemplo, mi novela de "Leyendas de la Tierra Límite" es juvenil, pero no apropiada para un niño de 9 años porque tiene escenas sexuales que, aunque son muy suaves, no creo que sean para esa edad. Mi público es de 13 años para arriba, pero no puedo etiquetar la novela más que como juvenil.
      Para 9 años, te recomiendo Omnia, de Laura Gallego. Acabo de terminarla y es preciosa (así te ahorro una) y siempre puedes tirar de estas recomendaciones para leer antes de los 14, aunque son bastante clásicos :http://www.anagonzalezduque.com/2014/10/14-libros-de-fantasia-para-leer-antes.html.
      Siempre que dudes un libro, pregunta. Suelo leerme casi todo lo que se publica de fantasía juvenil :D.

      Eliminar
    2. ¡Pues muchas gracias! Ya te preguntaré cuando termine todos los que tengo, aunque me lo paso bien leyendo y me está entrando el gusanillo de escribir algo para pequeños lectores.

      Eliminar
  4. Lamentablemente aún no me he leído la Trilogía del Mar Quebrado pero sí que he oído a algunos decir que empieza siendo Young Adult pero acaba siendo Grimdark, sin filtros.

    Creo que más allá de las características objetivas que has expuesto, si hay algo que caracteriza a cualquier novela, son los sentimientos que quiera despertar en el lector; las partes de su alma que quiera tocar, remover; los interruptores que quiera encender.

    Recientemente leí «El océano al final del camino», de Neil Gaiman. Quizá no sea un estilo muy sencillo pero tampoco es de los complejos. Y cumple las características que nombras sobre violencia y sexo. Y el protagonista tiene 7 años (si no recuerdo mal). Podría leerlo perfectamente un adolescente de 16 años y creo que le gustaría. Yo lo he leído con más edad y me ha gustado. Pero creo que con cuanta más edad lo leas más se disfruta. Porque es un libro que apela a la nostalgia de la niñez, y cuanto más lejana está la niñez, ese sentimiento, esa parte del alma, ese interruptor, se activa con mucha más fuerza.

    Del mismo modo los libros más juveniles si suelen tener edades cercanas a la adolescencia es porque tocan temas que llegan más a los adolescentes. Y sí, el primer amor puede ser uno de ellos. También la confusión de hacia dónde dirigir tus pasos, de no saber cuál es tu lugar en el mundo. Estos temas sirven igual para adultos, y por eso los adultos podemos disfrutar sin problemas de estas lecturas. Pero un adolescente se interesará menos por una ejecutiva, ya que ésta tendrá otros problemas en los que un joven apenas habrá pensado.

    También hay que tener en cuenta que las edades son muy teóricas, pues dependen más de la madurez de la persona que lo está leyendo y muchas veces no se corresponde con la recomendada (si es que la marcan). Y esta es una de las cosas que más me revientan de las etiquetas. Que puestos a etiquetar, vamos a etiquetar bien: no es lo mismo un libro recomendado para niños de 10-12 años que uno para los 15-17. Y en novelas de fantasía hay poca distinción al respecto, por no decir que muchas veces ni siquiera se distingue entre juvenil y adulta bajo la etiqueta global de «fantasía y ciencia ficción».

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el tema de las etiquetas es un tema complicado porque es un tema que está orientado más a distribución y colocación en librerías que al lector en sí.
      La trilogía del Mar Quebrado es grimdark desde el principio, te lo aseguro. Que luego sea más grimdark, puede ser, pero de young adult no tiene nada de nada. Y es para mayores de 15-16 años, porque parto de la base de que a esa edad ya puedes leer cualquier cosa.
      La etiqueta global de "Fantasía y Ciencia ficción" me revienta. No sabes cómo. Y más aún cuando también incluye terror. Que es que son tres géneros diferentes, que no tienen nada que ver.

      Eliminar
  5. En una charla TED del cuentista Pablo Albo, dice que para que leer (y que te guste) la literatura infantil no hace falta ser un niño, igual que para leer un Western no hace falta se un vaquero o para leer ciencia ficción no hace falta ser marciano. Y yo estoy totalmente de acuerdo con él y contigo (a mi también me gusta Harry Potter)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado eso de que para leer ciencia ficción no hay que ser marciano.
      Y es que...¿cómo podríamos escribir juvenil si no nos gustara leer juvenil? Es imposible.

      Eliminar
  6. Genial la entrada. Creo que todo este rollo se debe a que los libros, a diferencia de las películas y los videojuegos, no están bien clasificados. Por ejemplo, la Asociación Americana de Bibliotecas define el género young adult como todo aquello publicado para personas de entre 12 y 18 años. Esto me parece un despropósito, porque si entras en cualquier librería o biblioteca verás que a esa sección se la conoce como Teen (adolescente). Un chico de 12 años nada tiene de adulto, y esto se refleja en lo que piensa el público: la mayoría define young adult como la edad entre los 15 y 21 años.

    Como la cuestión es tan laxa, terminas encontrando libros como Forbidden, de Tabitha Suzuma en la sección Teen. Este libro trata sobre un romance entre hermanos y hasta contiene una escena sexual explícita. Y no es culpa de la librería. Si volteas el libro, en la parte de atrás la editorial puso clarito TEEN. Así que no es raro que Abercrombie y otros afirmen escribir juvenil aunque sus libros tengan mucha violencia. No hay ningún sistema para clasificar libros.

    En lo personal, considero que después de los 16 los adolescentes están lo bastante cerca de la adultez para leer literatura adulta, pero antes de eso vendría genial un sistema simple que permita a los padres y a los propios adolescentes decidir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es precisamente la edad en la que la literatura debe dejar de clasificarse por edades ;D.
      Pero sí, como madre, a veces es difícil saber si algo es o no apropiado para tus hijos más pequeños, sobre todo a esa edad en la que ya empiezan a querer leer romance o violencia.

      Eliminar
  7. Hola :) el tema de etiquetar y meter géneros dentro de géneros esta llevando a una espiral muy profunda. Yo soy de los que creen que no existe edad para la lectura, disfruto tanto de una historia infantil como puede ser Narnia o Harry Potter, de cuentos como La bella y la bestia, de algunas juveniles muy buenas que existen como Steelheart y de claramente las más adultas. Aún así, creo que hay muchos libros que están mal calificados o etiquetados, a veces nos encontramos barbaridades como juveniles, otras justo al reves, se califica de demasiado adulto un contenido que no lo es (aunque raras ocasiones). Si que creo que la edad de lectura a veces es importante, no sacará el mismo mensaje o profundidad un lector de 16 años que uno de 25, eso esta claro, pero soy de la creencia que todo es disfrutable a diferentes niveles. En cuanto al tema Abercrombie, no es YA, para mi esta mal calificado, como mucho Medio Rey podría serlo, pero su parte de violencia la elimina ya de la categoría. Tampoco creo que sea Grimdark puro, es un grimdark light comparado con el género y mi experiencia en él (mismamente su otra trilogía), pero si, coincido en que no es juvenil. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que piensas como yo en relación a Abercrombie. Puede que sea grimdark light, pero no deja de serlo. Desde luego, juvenil, no.
      Yo también soy como tú: disfruto de todas las lecturas (creo que por eso tu blog es uno de mis favoritos), pero me gusta saber dónde me meto y sobre todo, dónde se meten mis hijos ;D.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Creo que los puntos que expones son una buena forma de mostrar los elementos que componen a un libro dirigido para jóvenes. Aunque supongo que hay más, me has ayudado bastante a entender que es lo que delimita un texto para chicos de entre 9 y 12 años a uno diriguido a adolescentes de 15 a 18 años.
    Ahora si puedo decir que lo mío es juvenil de 15 a 18. En definitiva.

    Por cierto, tienes toda la razón con Abercrombie. Leí unas páginas de su trilogía y eso para nada está diriguido a jóvenes.

    Me encantó tú entrada. Ojalá pudiera darle un pulgar arriba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias XD (en realidad, con tu comentario has hecho mucho más que darle un pulgar hacia arriba)

      Eliminar
  9. Artículo super interesante Ana. Mil gracias.
    Lo completo con estos dos que pueden interesar
    http://blogs.culturamas.es/fernandojlopez/2016/04/02/que-no-es-la-literatura-juvenil/
    http://www.sm-pr.com/cinco-cosas-que-no-es-la-literatura-infantil-y-juvenil
    Este último es de Elsa Aguiar, una gran editora de SM que falleció en año pasado y que tiene un blog con sus reflexiones que son un gran tesoro. Editar en voz alta.
    Un abrazo, Vir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El de Nando, al que sigo en redes, sí que lo había leído. El otro, no. Gracias por el aporte. Un abrazo.

      Eliminar
  10. ¿acaso es malo rezumar violencia? Mucho público juvenil consume ese tipo de literatura y la prefiere a otras aburridas alternativas.

    Yo a los 11 años ya tenía en casa las películas de anime de Akira, Ninja Scroll y Urotsukidoji "la leyenda del señor del mal" y con 30 pico años sigo viendo animes, y unos cuantos gores.

    Yo ando escribiendo fantasía y ciencia ficción de serie B o peor a nivel amateur y discrepo de su forma de ver la fantasía en varios puntos.

    Y más todavía en su forma de mezclar infantil con juvenil.

    Un saludo, Vimara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo bueno de los comentarios: que permite tener diferentes puntos de vista. No es lo mismo tener 11 años que tener 30. Y sí, pienso que rezumar violencia es malo para la mente de once años. Siento disentir. Y tal vez es porque soy madre de dos niños de 10 y 12 años. Lo que es aburrido para ti, que después de muchos años de leer este tipo de literatura puedes tener algo "anestesiada" la percepción de la violencia, puede ser dañino para alguien que es su primera vez. También hay muchos jóvenes que fuman y todos sabemos que es malo. El que se consuma no quiere decir que sea lo más apropiado para su edad.
      Y, Vimara, este es un blog de fantasía juvenil, no de fantasía a secas. Lo que vas a encontrar aquí es infantil y juvenil. Ni gore, ni terror, ni violencia. Lo siento.

      Eliminar
    2. Hay que aprender a separar realidad de ficción, pero sigo pensando que quitas a juvenil demasiadas cosas. Quizá yo esté muy acostumbrado a los animes donde hasta en los que son para jóvenes muere gente a casco porro.

      Pero en el instituto que eras menor de edad te hacían leer libros mayormente aburridos, pero en Trafalgar que fue uno de los que me gustó no les daban precisamente caramelos a los enemigos. Yo nunca he tomado drogas ni tengo antecedentes penales. Leer como se mata a enemigos con detalles si no estás algo loco no intentas reproducirlo por la calle.

      Mientras no sea romántica o centrada en las relaciones personales que me aburren huevo y medio, no tengo nada en contra de la fantasía de aventuras, he leído mucho de la dragonlance que le da ese enfoque suave que tu crees que debe ser la fantasía juvenil, pero tb he leído de warhammer títulos como dinero sangriento y ambos tipos me gustan, pero cuando en la dragonlance se ponían a hablar de asuntos amorosos me aburría. Pero lo dicho, los de warhammer tb son literatura juvenil.

      Creo que tu percepción de lo juvenil es errónea. Quizá sea sobreproteccionismo materno.

      Pienso que ni tu cambiaras tu postura ni yo la mía.

      Pero es raro que te hagan leer cosas en el instituto para las que ni de lejos tienes madurez, pero luego a algunos les parezca mal que disfrutes de Akira aunque no la comprendas totalmente de niño. Tiene sus peléas en motos futuristas, sus fondos preciosamente dibujados, unos niños con poderes y mucha violencia que se sale por los 4 costados... Y mola, como tb mola la película ecologista de nausssica en el valle del viento.

      Creo que los niños tienen que saber decidir lo que les gusta ver y no los padres y quizá con 11 no, pero con 15 o 16 años estás listo para leer ver de todo.

      Saludos nuevamente.

      Eliminar
    3. Es que eso es precisamente lo mismo que he dicho yo. Juvenil me refiero a literatura para menores de 15 años. A partir de 15 años, ya eres adulto en muchas, muchísimas cosas y puedes leer lo que te venga en gana.
      ¿Ves como si nos ponemos de acuerdo? ;D

      Eliminar
  11. La juventud (del latín iuventus) es la edad que se sitúa entre la infancia y la edad adulta. Según la Organización Mundial de la Salud, la juventud comprende el rango de edad entre los 10 y los 24 años.


    Ergo lo que me gusta a mi es igual de literatura juvenil que lo que les pueda gustar a tus hijos.

    Y no digo más. Creo que ya he dicho casi todo desde mi punto de vista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una cosa es juventud (divino tesoro) y otro juvenil en literatura :D. Está claro que no es lo mismo la mente de un niño de 11 años que de un adulto de 20. Y los dos son jóvenes.
      Pero, sí es verdad que lo que puede gustarle a un adulto también puede gustarle a un joven y viceversa.

      Eliminar
  12. En mi etapa como profesor de literatura en un IES no han sido pocos los choques con padres superprotectores que querían fiscalizar las lecturas de sus hijos a pesar de venir propuestas por sus profesores de quienes no debería haber sospecha o recelo alguno. Pero el descrédito de la profesión es tal que cualquier papá (mamá la mayoría de las veces) veía sexo por doquier: "La Celestina" podría perturbar a su hijo/a de 16 años, Eduardo Mendoza le parecía subidito de tono, incluso algunos textos seleccionados del "Libro de buen amor" le parecían perturbadores... Llegaba el caso a ser cómico pues tras leérse las lecturas propuestas (los padres) venían a proponernos títulos porque a ellos les habían gustado.
    Todo el rollo anterior viene a propósito de que como tú yo pienso que no hay literatura de jóvenes vs literatura de adultos ("El Lazarillo", ¿es de jóvenes, es de adultos?). Sí señalaría diferencia entre la infantil y la juvenil debido a la formación de unos y otros. Y estoy contigo en esas tres características diferenciadoras, y no sólo, como muchos adultos suelen hacer, en la segunda.
    Saludos

    ResponderEliminar