martes, 3 de mayo de 2016

Guía para visitar Warner Bros Studio y revivir los libros y pelis de Harry Potter


Hace dos fines de semana me fui a Londres con mi santo y los enanos. Con un solo propósito en mente: visitar el Warner Bros Studio donde se rodaron las películas de Harry Potter. Bueno, dos propósitos: visitar eso y evitar que mi marido se divorciara cuando se diera cuenta —si es que no se ha dado cuenta ya— de que se había casado con una friki. 



La expectación empieza cuando reservas tus entradas (que salen alrededor de 30 libras por persona). Te recomiendo que lo hagas bastante antes y vía internet. ¿Por qué? Porque cada hora tiene un cupo de visitantes y puedes llegar allí y descubrir que no tienes entradas y que te tienes que volver por dónde has venido.

Las entradas te vienen en este sobre tan chulo. No es la carta de admisión a Hogwarts, pero viene personalizada.


La forma más económica de ir es en tren. Desde la estación de Euston puedes tomar un tren hasta Watford Junction, que es el sitio en el que están los estudios.

Aunque también hay empresas que te llevan desde cualquier sitio de Londres en autobús, a mí me parece carísimo y además te impone una hora de regreso.

Harry-Potter-tour
Al ver el autobús yo ya empecé a dar saltitos...
En Watford Junction, coges un autobús que es inconfundible. ¡Ojo! Es importante que conserves el ticket del autobús (que cuesta unas 3 libras) porque te servirá para volver cuando termines la visita.


Una vez allí, pasando esa puerta que ves al final de la foto (detrás de toda la gente posando), hay un enorme vestíbulo, presidido por los retratos de los protagonistas de las películas y el coche volador de los Weasley.


Y un hueco en la base de una escalera, que todos conocemos muy bien. 
En la entrada te ofrecen audioguías, pero si eres muy fan de Harry Potter, como es mi caso, no te hacen falta. Reconocerás todos los detalles en el trayecto sin necesidad de audioguía. 



Detrás de estas enormes puertas, está el gran comedor (sin la mesa central para que podamos movernos).


En el vídeo de debajo tenéis una panorámica de este salón presidido por la imagen de Albus Dumbledore y del recorrido dentro de los estudios. Desde el aula común de Gryffindor a la sala de pociones, pasando por el despacho de Dumbledore, la casa de los Weasley y la cabaña de Hagrid. Curiosísimos los detalles de cómo se grababan las escenas, de vestuario, de maquillaje, de efectos especiales...incluso, de decoración. ¿Sabes que muchos de los integrantes del equipo técnico salen en los cuadros que adornan las paredes de Hogwarts?

¿Alguien adivina de quién son estos zapatos de la sección de vestuario?

Dentro de los estudios, puedes volar en escoba (aunque el vuelo te sale la friolera de 25 libras), montar en el Hogwarts Express (donde hay montajes con Croma para que salgan dementores por la ventana) y sacarte una foto en el andén 9 y 3/4. Puedes dar clases de varita, probar la cerveza de mantequilla (que sabe a vainilla con zumo de manzana y que no tiene alcohol) y tocar a la puerta del número 4 de Privet Drive. 


Puedes visitar el Ministerio de magia, el despacho de Dolores Umbridge (y salir vivo del intento) y pasear, el lujo de los lujos, por el callejón Diagon, donde está —cómo no— la tienda del señor Olivander. 




Puedes sorprenderte por el enorme trabajo de arquitectura y de diseño que representó Hogwarts. Ninguno de los detalles de la enorme maqueta que preside una de las salas y de los planos, cuadros y bocetos que ilustran sus paredes tiene desperdicio. Y en todo ese trayecto puedes entretenerte lo que quieras. El recorrido se puede hacer en tres horas aproximadamente, pero a nosotros nos llevó más de cinco (porque también comimos dentro. Puedes llevarte la comida, pero también hay una cafetería dentro).


El problema es cuando al final de todo esto llegas a la tienda. Como Potter-adicto te llevarías la tienda entera, pero es tremendamente cara. Y de hecho, la gran mayoría puede encontrarse en Amazon o en Ebay a precios más bajos. Excepto mi pecado mortal (la varita de Luna Lovegood), que sale lo mismo. 



Os dejo aquí el vídeo con más detalles (hay tantos que el post se haría interminable). Y también podéis verme volar en una Nimbus 2000, como si lo hubiera hecho toda la vida. Bruja que es una.

14 comentarios:

  1. Ufff pelos de punta! Necesito ir como fan del mundo de Rowling desde hace tantos años, es una necesidad imperiosa y tengo pensado organizarme en mis vacaciones del año que viene para poder ir. Veo que se puede hacer sin gastar mucho dinero, gracias por la guía para ello. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el problema es el resto. Londres es una ciudad supercarísima. O por lo menos a mí me lo parece.
      Espero que lo disfrutes mucho. Yo tengo ese mismo hype por el Celsius y tú lo tienes en la puerta de casa ;)

      Eliminar
  2. Desde luego que si alguna vez voy para Londres, lo tendré como visita guiada. Confieso que no me vi todas las películas porque soy de las que me gustó poco algunas de las adaptaciones (solo vi cinco) pero la verdad es que aún así, está impresionante.

    A ti se te ve muy feliz volando en la escoba xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, sí, había que ver las caras de mi marido mirándome al otro lado. Pobrecito, la que le ha caído :)
      La verdad es que solo por ver la parte de construcción de maquetas, robots y efectos especiales merece la pena, aunque no te gustaran demasiado las adaptaciones

      Eliminar
  3. ostras! yo no he visto ninguna de Harry Potter, pero iría tan sólo por volar en escoba

    ResponderEliminar
  4. ¡Se nota que aprovechasteis la visita! Madre mía, no falta escenario, no pensaba que hubiese tantos metidos ahí dentro. Muy curioso y nostálgico el vídeo, y qué bueno el montaje, has nacido para ser bruja jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto. De pequeña, mientras las demás querían ser hadas, yo quería mi escoba. Eso de ser hada me parecía un rollo.

      Eliminar
  5. Dos veces que he ido a Londres y sin ir aquí. ¡Muero! T.T La próxima vez que pise Inglaterra espero que sea para hacer una ronda y no quedarme en la capital, pero a ver si se le puede hacer un hueco a este porque ya en la tienda de King's Cross me tiré un buen rato xD Muchas gracias por la guía, Ana, ¡es fantástica! Un abrazo ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sí que eres fantástica por comentar. un besazo.

      Eliminar
  6. Vaya, menudo vuelo te has marcado. Tengo que confesar que soy de las pocas personas en el mundo que no ha leído la saga ni ha visto las pelis. Y que conste que la fantasía me encanta, aunque soy más de Tolkien. Pero ver tu reportaje me despierta la curiosidad. Quizás la ponga en mi lista de libros pendientes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te arrepentirás. Yo la leí mucho antes del boom y engancha muchísimo.

      Eliminar
  7. ¡Qué envidia! También he estado dos veces en Londres, pero en viajes cortitos y no me dio para mucho. Al menos vi el andén 9 y 3/4 en King's Cross (aunque fue una lástima porque la estación estaba en obras y habían sacado el cachito del andén fuera) y en la Doctor Who Experience (hasta me pitó una Tardis en el control de seguridad del aeropuerto, que lo del camuflaje lo lleva muy mal); pero tienes razón en que todo es bastante caro y hay que dosificarlo bien.
    Este año tengo previsto volver con mi pareja (que por suerte también es friki), a ver si conseguimos hacerle un huequecito al estudio (me veo pillando un día más de vacaciones, tengo que pasarle el vídeo), que me encantan todos los libros y vídeos de montajes de "Cómo se hizo...".
    ¡Gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por el comentario. Pasale el vídeo, que seguro que lo convences ;D.
      Besote.

      Eliminar