martes, 4 de octubre de 2016

Los peores errores de las novelas de Fantasía (I)


El único cometido que le pedían a Supermán era que salvara el mundo. Así pensado era un cometido un poco absurdo. Ni siquiera era su mundo. Nunca vi en las pelis o en el cómic que le pidieran un trabajo como periodista para ya mismo. 

Tu único cometido como escritor de fantasía es conseguir que el lector siga leyendo. No importa cuál sea el sitio al que quieres llegar con tu trama, siempre y cuando el lector se enganche a la lectura y quiera saber qué pasa después. 

Una trama —simplificando bastante— es un personaje que se ve envuelto en un conflicto y que, a medida que ese conflicto se desarrolla, va echando mano de todos sus recursos para solucionarlo. Supermán echaba mano de su superfuerza, de su supervelocidad, de su visión de rayos X. Pero Supermán también se encuentra de vez en cuando con la kryptonita. 

Una gran parte de las novelas de escritores que empiezan tienen un fallo de base en la trama: para no cometerlos, debes tener muy claro qué quieres contar y quitar lo que no aporta nada. 

¿Cuáles son los fallos más comunes de la trama en las novelas de Fantasía? 


Un conflicto de papel mojado: el típico conflicto del escritor que no sabe qué escribir. Puedes solucionar esto rizando el rizo como hace Sofía Rhei en su libro "Cómo tener ideas" en el que la escritora sin ideas encuentra una sirena en una lata de sardinas que le complica extraordinariamente la vida. O cagarla, directamente. 

Cómo tener ideas, de Sofía Rhei


Una historia que no empieza nunca: volvamos al ejemplo anterior: el escritor sentado frente a la máquina de escribir/ordenador recuerda a su novia que le ha dejado —porque él era estéril y no podía tener hijos— pero, además, también es consciente de que tiene que ir a la compra porque se está quedando sin gominolas y sin café, que las pelusas se le van a comer un día de estos por no limpiar la casa y en fin...que acumula página tras página de vida contidiana y no pasa nada de nada. 

Cuando el pasado nos la trae al pairo, pero, a pesar de eso, tú vas y lo cuentas: Si usas un flashback o cuentas en un capítulo el pasado del protagonista, ese dato de su pasado debe aportar algo a la trama. No vas a contar cómo nació, creció, se reprodujo y murió. Sino qué partes de su vida afectan a tu trama. En el ejemplo anterior, si el ser estéril no aporta nada a la trama, ¿para qué lo cuentas? 

Las descripciones intermina...ZZZZZZZ: ¿No te ha pasado que un amigo te enseña las fotos de sus vacaciones —todas y absolutamente todas las que ha sacado— o las de sus hijos? La sensación que tiene el lector cuando lee tres páginas de worldbuilding puramente descriptivo —en las que no ocurre nada— es la misma. Aburrimiento total y ,por favor, que termine ya. Con dos ventajas evidentes sobre ti aguantando a tu amigo: se las puede saltar y también, puede cerrar el libro. 

Si el héroe encuentra un arma mágica, debe usarla: En la vida real, podemos permitirnos el lujo de que existan acontecimientos sin explicación. Tienes una llamada perdida en el teléfono que no sabes de quién es. No pasa nada. Encuentras un arma mágica en el portal de tu casa. No tienes por qué usarla. Pero en las novelas, si el héroe encuentra un arma o descubre un hechizo, eso tiene que tener relación con la trama. No puede quedarse como un hecho aislado, porque el lector se preguntará todo el rato qué pintaba el arma ahí. De la misma manera, todas las subtramas deben quedar terminadas. 



 Verás que este post se titula "Los peores errores de las novelas de Fantasía (I)" y eso es porque hay muchas más formas de "cagarla". Y sí, yo también he cometido varios de estos errores. Así que voy a intentar que tú no los cometas en una serie de posts.

Nos vemos en el siguiente ;D




11 comentarios:

  1. Y lo peor de todos es que sabían estos fallos, o estos clichés que ya llegan a ser cansinos, ves todavía unas cuantas novelas que siguen cayendo en alguno de estos fallos. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reconozco que yo también he pecado (de estos y de los que están por llegar). Es difícil ver la viga en el ojo propio y fácil verla en el ajeno. Por eso es tan importante el papel tanto de los lectores beta como del corrector.

      Eliminar
  2. Casi todos estos errores se pueden aplicar a cualquier otro género. Pero lo que me ha hecho gracia es la de las descripciones interminables... Me he acordado de algunos clásicos estupendos que las tienen y los lectores seguimos adorando esos libros, pese a esas descripciones soporíferas, ¿verdad? Debe ser eso que dicen de "lo cortés no quita lo valiente". Eso sí, mientras no seamos escritoras de clásicos, mejor huir de esas descripciones. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que es que, antes, la gente tenía más paciencia :D (Eso sí, las descripciones de "El señor de los Anillos" se me hacían eternas, por muy clásico de la fantástica que sea. Y las batallas, páginas y páginas de batallas...

      Eliminar
  3. Jo, pues no estoy de acuerdo con lo del arma mágica.
    Vale, es lógico que si puede usar a su favor ese evento que ha ocurrido previamente en la trama, lo haga.
    Pero no creo que sea necesario y obligatorio. Como tú bien dices, en la vida hay cosas que pasan porque sí.
    Y claro, no es lo mismo repetir la presencia de un objeto porque sí, que decir que existe y se ha cruzado con él.
    Todos nos hemos comprado esa camiseta que luego no hemos usado nunca.
    :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero es que la ficción no es igual que la vida. Y el lector va a estar esperando que la uses. En serio.

      Eliminar
  4. jajajaja, muy bueno ejemplos de errores comunes en la fantasía.
    Me he topado con un par en algunos libros, y lo peor, ¡es que todo mundo los alaba!
    ¿En serio? Tener descripciones kilométricas no es muy divertido que digamos, y menos cuando ya estás ansioso por descubrir que le va a pasar al protagonista.

    En fin, cada quien sus gustos. Yo prefiero ser directa a estar aburriendo al lector.
    Muy buena entrada, Ana.

    ResponderEliminar
  5. Es verdad, hay libros clásicos que tienen descripciones interminables, dejo de leer esa parte, veo donde se acaba y avanzo para no aburrirme y terminar guardando el libro, aparte de que otro error mas difícil de ver es que algunos libros empiezan muy bien, siguen decentes hasta la mitad, pero al final te das cuenta que el pobre escritor no sabia que hacer para terminar su libro, jaja, pasa en las peliculas tambien, y no estoy hablando de escritores nuevos, es claro que los tiempos cambian, hay clásicos que he tratado de leer pero los encuentro tremendamente aburridos y malos, jaja, si malos, si yo dijera que Tolstoi es insufrible, me caerían los inquisidores del mundo, que le voy a hacer. Un abrazo a la distancia,a veces no comulgo con ciertas cosas que dices pero me has ayudado mucho a escribir mi libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, Marcelo :D. Mil gracias por el comentario (y abre el paraguas para que no te lluevan las críticas por Tolstoi ;D).

      Eliminar
  6. El arma mágica me parece muy útil para el protagonista-héroe.

    ResponderEliminar