martes, 20 de septiembre de 2016

Cuatro hombres fantásticos (en la literatura fantástica)



Hace como mil años, Rafa dela Rosa me nominó en twitter para que confesara cuáles eran mis chicos fantásticos de la literatura fantástica. Ya hablé hace algún tiempo de lo enamoradiza que soy y de que solía enamorarme del prota de la historia. Y os puse a cinco hombres que me habían hecho suspirar, pero de la literatura fantástica solo había uno. 

Así que hoy me he arremangado, porque no está bien eso de que te nominen y hacer esperar al nominador mil años (aunque, dicho sea en mi descarga, es que no me da la sesera para más) y hoy os traigo mi lista de: 

4 hombres fantásticos (de la literatura fantástica)


martes, 6 de septiembre de 2016

6 razones para leer fantasía juvenil


Decía Ralph Waldo Emerson que no podía recordar los libros que había leído de la misma manera que no podía recordar las comidas que había ingerido, pero que, aún así, esos libros —y esos nutrientes—le habían formado. 

El señor Emerson me pareció a mí el colmo de los lumbreras cuando leí una frase suya que decía que no ha nacido niño tan adorable que su madre no quiera contemplarlo dormido. Así que cualquier frase de ese hombre va a misa.

Volviendo a lo del principio, somos lo que leemos. Las lecturas que hacemos son combustible para nuestros valores, nuestros principios, nuestras creencias y nuestra creatividad.

De la misma manera que, cuando comemos, los hay que eligen con cuidado cada bocado literario. Y los hay que se atiborran de cualquier cosa comestible. Y luego, quien elige de cada cosa lo que le apetece según el momento.

La lectura nos hace volar por un sinfín de experiencias "gastronómicas" sin movernos del sofá. 

La literatura fantástica juvenil, en este sentido, tiene la fama de ser algo así como unos "espaguetti con tomate" o "un escalope con patatas fritas". O sea, el menú infantil. No hay pularda ni mignardises en los escaparates de los escritores de fantasía juvenil. No te digo ya si, encima, está escrita por mujeres.

Pero yo hoy vengo a demostraros que estáis equivocados. Que puede haber alta cocina en la literatura fantástica juvenil con estas 

6 razones para leer fantasía juvenil