Seleccionar página
Cuando hablamos de Fantasía, hay determinados nombres que nos vienen a la mente enseguida. Autores que nos pusieron en las manos la llave de universos imaginados y que guiaron nuestros primeros pasos por historias en las que un hobbit, un sombrerero loco o un león que habla no eran nada del otro mundo. Cuando era pequeña –y ahora–, me encantaba que los libros pusieran ante mis ojos una espada mágica o un dragón desperezándose o un gigante que se asomaba cautelosamente a las ventanas para robar pesadillas. Hay libros de fantasía que no puedes dejar de leer cuando aún eres niño porque conformarán tu mundo de adulto. Un mundo en el que aún tenga cabida la capacidad para sorprenderse y maravillarse. Hablo de estas catorce recomendaciones del Chef. Joyas de la fantasía para menores de catorce años. Y para mayores, también.

De Michael Ende:La Historia Interminable y
Momo

De Gerald Durrell: El paquete parlante

De Roald Dahl: El gran gigante bonachón y 
Matilda

De J.K.Rowling: los siete libros de Harry Potter



De J.R.R. Tolkien: El hobbit
De Laura Gallego: Memorias de Idhún
De C.S.Lewis: Los siete libros de Las crónicas de Narnia


De Salman Rushdie: Harún y el mar de las historias



De William Goldman: La princesa prometida.
De L.Frank Baum: El mago de Oz.
De J.M.Barrie: Peter Pan y Wendy.
De Lewis Carroll: Alicia en el País de las Maravillas.

Pin It on Pinterest