Seleccionar página
Subgéneros de la literatura Fantástica



La literatura fantástica es un género de géneros. Podemos encontrar lectores que adoran la Fantasía Juvenil y otros que la detestan y, en cambio, abrazan sin disimulos la Fantasía Grimdark. Y es que la literatura fantástica es un género que tiene cabida para todo tipo de lectores. ¿No te lo crees? Vamos a recorrer su abecedario. Hay subgéneros casi para cada letra del abecedario. La fantasía puede ser…

Alegórica

Tiene un propósito diferente al de simplemente contar una historia. Es una metáfora hecha novela o relato con un simbolismo determinado o un mensaje oculto. Un ejemplo muy claro es el de Rebelión en la granja, de George Orwell. 

Bangsian
Llamada así por John Kendrick Bangs, es un tipo de Fantasía que une personajes literarios o históricos con su más allá. Aparte de las obras de Bangs que, lógicamente, tiene varias dentro de este subgénero, podríamos englobar aquí La divina comedia de Dante Aliguieri.
Crossworlds
Generalmente, complementa a otros géneros. Se dice de aquella novela en la que un protagonista del mundo real es transportado a otro mundo y otro tiempo. Neverwhere de Neil Gaiman, por ejemplo, une la Fantasía Urbana con el Crossworlds. 
Subgéneros de la literatura fantástica: fantasía épica
Épica
¿Ambientación medieval? ¿Fuerte componente mágico? ¿Criaturas insólitas? Estamos dentro del mundo de la Fantasía Épica cuyo mayor exponente es Tolkien con El Señor de los Anillos. En España, son ejemplos de este tipo de subgénero La piedad del Primero, de Pablo Bueno o Crónicas del rey cautivo, de Víctor Blanco. 
Futurista
Dentro de ella, se englobaría el Space-Ópera (subgénero al que pertenece Star Wars). Es un tipo de historia que utiliza descaradamente los elementos fantásticos mezclándolos con tecnología. Se diferencia de la Ciencia-Ficción en que no explica esa tecnología. Aparte del anterior, pertenecen a este subgénero Dune, de Frank Herbert y los libros de Hawkmoon, de Michael Moorcock. 
Grimdark
Se regodea en lo inmundo. Violencia, sangre y escenas de sexo sin tapujos salpican sus páginas. El mayor representante de esta nueva corriente es Joe Abercrombie. La primera ley es un ejemplo de Fantasía Grimdark.
Subgéneros de la literatura Fantástica: humorística
Humorística
Mezcla comedia y Fantasía. El genio indudable de este subgénero era Terry Pratchett. Cualquiera de sus libros de Mundodisco sirve como ejemplo. 
Insertada
El mundo real y el imaginario se insertan uno en el otro y los personajes pasan del real al imaginario siempre conservando la línea temporal (En eso se diferencia del Crossworld). Un maravilloso ejemplo de este subgénero es El ciclo de la luna roja, de José Antonio Cotrina
Juvenil
Los protagonistas son jóvenes y está escrita para un público joven. Aunque dentro de ella, podría englobarse una vertiente un poco más agresiva, que es el Young Adult, generalmente se suavizan las escenas de violencia y de sexo. Son ejemplos de este subgénero los archiconocidos Harry Potter de JK Rowling o La historia interminable, de Michael Ende. En nuestro país, son autores de este subgénero Javier Ruescas, con Crónicas de Fortuna o Laura Gallego, con Memorias de Idhún
¿Os he dicho que yo también tengo una novela de Fantasía juvenil llamada “Leyendas de la Tierra Límite: Las Tierras Blancas”, muy maja, con esta portada tan preciosa? 

Leyendas de la Tierra Límite I

Mundana
Es una historia fantástica en la que no existen los habituales elementos fantásticos y que basa su desarrollo en una racionalidad muy fuerte. Se llama así por Cazadores de sombras, de Cassandra Clare, pero también son ejemplos de este subgénero, Jonathan Strange y el Señor Norrell, de Susanna Clarke o Anima Mundi, de Elia Barceló
Oscura
Combina elementos de terror con la Fantasía. Uno de los escritores españoles que mejor lo consigue es David Lozano. Su trilogía de La puerta oscura es un ejemplo claro de este subgénero. 
Política
El protagonista se ve envuelto quiera o no en tejemanejes políticos que condicionan toda la historia. Son ejemplos de este subgénero Canción de hielo y fuego, de George R.R. Martin o Mi alma por mi rey, de Virginia Pérez de la Puente.
Subgéneros de la literatura Fantástica: realismo mágico

Realismo mágico
Es un subgénero que se esfuerza por dar verosimilitud a lo fantástico. Es gracioso como lectores que dicen no leer Fantasía, luego devoran a García Márquez o a Laura Esquivel. Cien años de soledad o Como agua para chocolate son dos ejemplos de este subgénero.
Steampunk
Une la era victoriana con elementos tecnológicos. Las puertas de Anubis, de Tim Powers es un ejemplo de este subgénero. En nuestro país, Gloria T. Dauden es una de sus representantes. Y, en mi recomendación del mes pasado, Lectores aéreos, de Gabriella Campbell, hay un maravilloso relato steampunk. 
Urbana
Situada en el mundo real y en la actualidad. Agrupa todas aquellas historias que ocurren teniendo como escenario la ciudad. Harry Dresden , de Jim Butcher es un personaje que cabalga entre la novela negra y la fantástica siendo un claro exponente de lo que es la Fantasía Urbana.

Subgéneros de la literatura Fantástica: vampírico


Vampírica
Vale, sí, esto ya es rizar el rizo, pero es que no tenía nada para la “V”. Un maravilloso ejemplo de este subgénero es Drácula, de Bram Stoker. Otro ejemplo no tan maravilloso es Crepúsculo, de Stephanie Meyer. En el campo patrio, tenemos unos vampiros algo especiales que cabalgan entre Literatura Pulp y Fantasía, que son los protagonistas de OCCULT vs el Reich Secreto
Young Adult
Hablé de ella un poco más arriba, cuando nombramos el subgénero Juvenil. Un ejemplo claro de este subgénero con vida propia es la Trilogía del Mar Quebrado, de J. Abercrombie. 
¿Qué subgéneros os gustan a vosotros? 
¿Qué autores españoles os gustan dentro de ellos?


Pin It on Pinterest