Seleccionar página

La segunda parte de “Leyendas de la Tierra Límite”, Las Tierras Oscuras, tiene como parte de su elenco de personajes dos dragones azules. Son unos dragones algo peculiares para lo que se suele ver en la mitología, pero para hacer sus fichas de personajes tuve que leer mucho sobre estos seres y sus costumbres. De hecho, ya te lo conté cuando hablé de Cinco dragones de novela fantástica.
La verdad es que no he hecho mucho caso de lo leído, pero sí que aprendí una barbaridad de curiosidades sobre estos monstruos que pueblan desde hace siglos las historias de Fantasía. 

Te cuento unas cuantas cosas que desconocías sobre los dragones


Como ya te dije entonces, la palabra dragón viene del griego: Draca y significa “serpiente”. Tiene la misma raíz que las palabras que significan visión aguda, que es una de las cualidades que tiene todo dragón que se precie. Un dragón es astuto, sabio y con la vista muy aguda.

Cosas de dragones

Clásicamente, se dice que hay cinco especies de dragones en el mundo: 
  • Draconis teutonica: que vive en el Atlántico Norte. 
  • Draconis Galli: que vive en el Mediaterráneo (España, Francia e Italia)
  • Draconis Albionensis: británico, cuya especie principal es el Escupefuego (con algo tienen que calentar el té), que a su vez se subdivide en otras dos: el Wyvern, con dos patas y el Gusano, que no tiene patas. 
  • Draconis Levantino: que puebla Grecia, Rusia y el norte de Africa. 
  • Draconis Oriental: morador de Asia e Indonesia. 
Le chinche a quien le chinche, no se han visto nunca dragones en América, Australia ni en el resto de África. 

Cosas de dragones

La mayor parte de las razas Draconis son capaces de volar, sus alas membranosas les permiten desarrollar una técnica de despegue y aterrizaje vertical. Los Draconis Orientales, sin embargo, no tienen alas y su sistema de vuelo se basa en un equilibrio entre el campo magnético de la Tierra y los vientos predominantes, al estilo de los modernos aviones. 
Los dragones escupefuego pueden, como su nombre indica, escupir fuego por las fosas nasales gracias a unas glándulas inflamatorias que tienen en la nariz. Generalmente, solo lo hacen en defensa propia.
Cosas de dragones


Actualmente, los dragones se esconden de los humanos porque están, como otras muchas especies, en peligro de extinción gracias a la caza indiscriminada. Antiguamente, los alquimistas decían que aquel que comía corazón de dragón podía entender el lenguaje de las aves, el que se zampaba la lengua, ganaba cualquier discusión y llevar sangre de dragón encima era mejor que cualquier antibiótico si se recibía una herida de arma blanca. Las leyendas germánicas dicen que el guerrero Sigfrido se volvió invulnerable gracias a bañarse en la sangre del dragón Fafnir, al que mató. Pero no se dio cuenta de que tenía pegada una hoja de árbol en la espalda. Ese punto fue su talón de Aquiles, el que permitió a su enemigo Hagen matarlo.

Cosas de dragones

Los humanos, más concretamente los magos, también esclavizaban a los dragones para que cuidaran de sus tesoros. No me extraña que los pobres bichos huyeran como alma que lleva el diablo en cuanto divisaran a un individuo de dos piernas. 
Para más inri, en los primeros siglos de la cristiandad, los profetas dijeron que estos seres eran emisarios del mal. Los dragones, que hasta ese momento habían vivido relativamente en paz, fueron vistos como encarnación de la serpiente del pecado. Los caballeros cristianos, ansiosos de quedar bien con la Iglesia, descubrieron además que cazando dragones hacían un negocio redondo. Vendían la sangre, la lengua y el corazón. Se quedaban con el tesoro. Y a veces con la princesa que custodiaba el monstruo.

Cosas de dragones

En China, sin embargo, esto no pasaba. Diferentes dragones gobiernan cada uno de los grandes ríos chinos. Al frente de estos dragones, está Chieng-Tang que es un dragón rojo, con melena de fuego y ojos cuya mirada abrasa, que es el jefe de los dragones fluviales. Pero sobre todos ellos, gobierna Lung, el dragón celestial, que tiene cola de serpiente, cabeza de caballo y cinco garras en cada pata. Un espanto de jefe, vamos.

Cosas de dragones

JK Rowling, en Harry Potter, debió empaparse de documentación sobre los dragones. En sus libros aparecen 10 razas diferentes de dragones. Podéis verlos todos en la wiki de Harry Potter, pero algunos son:

  • Bola de Fuego Chino, que combatió con Víctor Krum en la prueba del Torneo de los Tres Magos.
  • Colacuerno húngaro: al que se enfrenta Harry.
  • Galés Verde Común: que es el adversario de Fleur Delacour.
  • Hocicorto sueco: es el dragón contra el que tiene que luchar Cedric Diggory.
  • Ironbelly Ucraniano: protege Gringotts. 
  • Longhorn rumano: sus escamas se usan como ingrediente de pociones. 
  • Ridgeback noruego: es la especie de Norbert, el bebé-dragón de Hagrid.
Cosas de dragones
Mis dragones azules se llaman Zack y Fazz. Os prometo que, cuando los conozcáis, perdéreis el miedo a los dragones. Si es que os queda alguno. 

Las imágenes que ilustran este post las he sacado de Naldz Graphics, donde tenéis a sus autores. 

Pin It on Pinterest