No podía ser otro el elegido. Me he pasado el verano – desde que cayó en mis manos – recomendando este libro a todo Dios que quisiera oírme. Es una pena que Mónica Gutiérrez no se atreva con el papel (aunque, a lo mejor, ahora que voy a dar mis consejitos en el Manual de Juan Palomo, se anima) porque sería un boom de ventas, como ya lo ha sido en ebook. 

La novela empieza con el viaje de Emma Voltaras a un hotel peculiar perdido en las profundidades de El Bosc de les Fades y regentado por los hermanos Brooks – el siempre serio Samuel y el desternillante Tristán – y habitado por un elenco de personajes de los que, os lo aseguro, os enamorareis. Emma llega herida tras una ruptura amorosa y el hotel le proporciona, no sólo alimento en forma de miles de deliciosos manjares que salen de las manos del cocinero Joaquim, sino amistad, tranquilidad, serenidad y amor. 
Un hotel en ninguna parte es de esas novelas que disfrutas, que cierras con una sonrisa y al mismo tiempo con pena, porque ya se ha acabado la historia y te has enamorado un poco de Tristán (no puedo evitarlo, me pierden los sinvergüenzas). Una de esas novelas para releer en horas bajas, porque te ponen de buen humor: una novela-antidepresivo. Como las de Jane Austen. O las de Wodehouse. Aunque en El bosc de les Fades no haya hadas porque hace ya mucho tiempo que se fueron, la novela de Mónica Gutiérrez rebosa de magia. Y de mantequilla “de la de verdad”, fragantes bizcochos de limón y leche merengada, codornices rellenas de ciruelas, sufflés de crema inglesa, tartas y tazas  de té y de chocolate caliente.
Para vosotros, “Joaquim acaba de sacar un bizcocho del horno“. 
Bizcocho de natillas de leche merengada: (mi versión de la receta del blog Siguiendo a Nenalinda)
  • Precalentar el horno a 180ºC
  • Batir 4 huevos con 100 gramos de azúcar hasta que blanqueen. Añadirles una natilla de leche merengada , la ralladura de un limón y volver a batir. 
  • Tamizar 200 gramos de harina y un sobre de levadura Royal e ir añadiéndolas poco a poco a la mezcla de huevo, batiendo con un batidor de mano. Añadir también un poco de canela en polvo.
  • Untar un molde de mantequilla y al horno, a 160 ºC durante 40 minutos. 
Un hotel en ninguna parte puede conseguirse aquí. 
Podéis seguir a Mónica Gutiérrez en su cuenta de twitter o en su blog Serendipia
“Un hotel en ninguna parte” es un libro de 5 tenedores 

Pin It on Pinterest