Estos días mi hija y yo nos hemos sentado a ver contentísimas los nuevos episodios de Lady Bug. Yo tengo cuarenta y cinco años y ella, catorce, pero las dos disfrutamos igual del salseo entre Marinette y Adrien y las dos hacemos apuestas acerca de quién será el destinatario del resto de los prodigios. Una de las cosas que tiene el ser madre de adolescentes es que puedes empezar a compartir lecturas y eso es algo genial. Aunque cada una de nosotras tenga gustos diferentes, hay una serie de novelas que son imprescindibles para el novato en fantasía juvenil y que me da una envidia enorme el verla disfrutando de ellas por primera vez. Tanta que me da ganas de releerlas.

¿Cuáles son las lecturas que escogería

para empezar a leer fantasía juvenil? 

 

Harry Potter, de J.K.Rowling

La primera de todas es evidente: la saga entera de Harry Potter. No solo porque pienso que J.K.Rowling escribe maravillosamente sino porque también están espectacularmente traducidas al castellano. Eso hace que el mundo mágico y su sistema de reglas de la magia brille por sí solo. Tal vez a Harry en sí haya veces que te lo cargarías, pero estoy segura de que a cualquier chica le gustaría empuñar la varita de Hermione Granger o de Luna Lovegood. Puedes conseguirlo aquí

Memorias de Idhún, de Laura Gallego

Estoy convencida de que si me la vuelvo a leer, me desenamoraré de este libro de Laura Gallego. Pero Memorias de Idhún fue una trilogía que devoré. Me enamoré de Jack (si soy Team Jack) y, aunque Victoria dista mucho de ser mi favorita, me encanta el mundo que Laura Gallego creó. Puedes conseguirlo aquí

El amor más allá del tiempo, de Kerstin Gier

La trilogía en la que Gwendolyn Sheperd descubre que tiene el gen que permite viajar en el tiempo en vez de su insufrible prima Charlotte es, desde mi punto de vista, lo mejor que ha escrito Kerstin Gier. Y la interacción con Gideon hace que sea una maravilla para amantes de la fantasía juvenil romántica. Puedes conseguirlo aquí

La trilogía de los Grisha, de Leigh Bardugo

El sistema de magia de estos magos de élite (los Grisha) y la originalidad de situar la historia en un mundo diferente por completo al habitual de las novelas fantásticas, hace que esta trilogía de Leigh Bardugo se devore sin casi darte cuenta. Puedes conseguirlo aquí

El ciclo de la luna roja, de José Antonio Cotrina

Aunque hay libros de Cotrina que no son aptos para novatos (La canción más secreta del mundo, por ejemplo), esta saga tiene un aire más juvenil dentro de la oscuridad que caracteriza a los personajes del autor. El protagonista es comestible. Y está a punto de comprobarlo en varios momentos a lo largo de los tres libros. Puedes conseguirlo aquí

Crónicas de fortuna, de Javier Ruescas

Con el sistema de magia centrado en el mundo del circo, una temática muy poco explotada y, por lo tanto, muy original, el escritor español nos hace recorrer de la mano de Kyle, Lavelle y Gunir un mundo en el que los circenses y los “normales” se ven enfrentados en una preciosa edición con ilustraciones a cargo de Lola Robles. Puedes conseguirlo aquí

Alcatraz contra los bibliotecarios malvados

Brandon Sanderson se burla en esta saga disfrazada de middle-grade de todos las pautas de la escritura creativa. Es una serie deliciosa, no solo por el absurdo (y aún así coherente) sistema de magia sino porque te reirás sin remedio. Maravillosa traducción de Pilar Ramírez Tello. Puedes conseguirlo aquí

Pero…¿solo hay sagas en fantasía juvenil? 

Normalmente, la fantasía juvenil suele tender a agruparse en sagas, pero si el adolescente en cuestión no lee demasiado, una saga puede que le haga decir adiós a la fantasía juvenil (y a la lectura) de por vida, así que tal vez podemos sugerirle que pruebe con estos libros autoconclusivos.

La princesa prometida, de William Goldman

Todos los elementos de la fantasía juvenil romántica se reúnen en este libro de William Goldman, incluido el sentido del humor. Una novela de aventuras con la que se enamorará del género fantástico. Puedes conseguirlo aquí

Sueños de piedra, de Iria G. Parente y Selene M. Pascual

Para que vean que la vida no es toda de color de rosa, el inicio de este libro es crudo, pero creo que me gusta para esta edad en la que la vida empieza a mostrar su lado más cruel. Me gusta cómo escriben Iria y Selene, la libertad con la que rebaten clichés de la fantasía juvenil y hablan de todo. Sus personajes son libres como queremos que sean las mentes de nuestros hijos. Puedes comprarlo aquí

El libro del cementerio, de Neil Gaiman. 

Roca editorial hizo este año una cuidadísima reedición de este libro de Neil Gaiman que cuenta la historia de Nadie, un niño criado por los espectros del cementerio. Surrealista como su autor, es un libro para niños amantes de lo gótico. Mi hija por ejemplo adora la historia de Coraline que a mí siempre me puso un poco los pelos de punta. Puedes comprarlo aquí

La isla de Bowen, de César Mallorquí

Concebida como un tributo a Julio Verne, es como estar leyendo a Verne y a Mallorquí a la vez. Aventuras en estilo clásico, pero con el toque surrealista de César, aparte de la chispa de humor que caracteriza al autor y que no pierde en ninguna de sus obras (Gracias al cielo). Puedes comprarlo aquí

¿Con qué libro te enganchaste tú a la fantasía juvenil? 

   

Pin It on Pinterest