Reseña de «No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas»

No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas: novela romántica

Todos hemos tenido un amor platónico en nuestras vidas. Y algunos de nosotros hemos tenido la suerte (buena o mala) de que ese amor de la juventud se volviera a cruzar en su vida, con resultados algo dispares. En la mayoría de los casos, un verdadero chasco.

De esa premisa, la del amor platónico de la juventud, que vuelve a cruzarse en tu vida, parte la comedia romántica No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas, de Laura Norton, que he leído ahora muchos años después de que fuera bestseller y de que tuviera película (película, que tengo pendiente de ver, por otro lado). 

¿Por qué he tardado tanto en leer No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas?

Tengo un prejuicio contra el que tengo que luchar. Soy muy fan de la comedia romántica estilo british, es decir comedia de enredo clásica. Pero lo que en España se vende habitualmente como comedia romántica a mí no me hace repajolera gracia. No es mi estilo de humor. Y el título, ese «gilipollas», me hacía pensar en este tipo de comedia estilo Torrente. 

Pero reconozco que me equivoqué. 

Me lo he pasado estupendamente con esta comedia, que es realmente una comedia de enredo, una comedia romántica con todas las de la ley, que me ha hecho soltar la carcajada más de una vez. 

¿De qué va No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas?

Si eres de los que, como yo, aún no la ha leído, te cuento un poco de qué va sin hacerte spoilers, porque la sinopsis es de lo más críptico. 

Sara Escribano estudió Químicas, porque es una de esas chicas que siempre hacen lo correcto en la vida. Pero su carrera no le satisface y decide liarse la manta a la cabeza y montar un negocio como plumista (sí, yo tampoco sabía lo que era eso y creo que voy a dejar que lo descubras en el libro). Cuando más tranquilidad y concentración necesita para que su carrera triunfe, la vida le da limones. Sus padres se separan, su alocada y jovencísima hermana (modelo de profesión) quiere casarse y su amor platónico de la juventud —Aarón— vuelve a cruzarse en su camino poniendo en tela de juicio su relación con Roberto, su novio formal. 

Puntos fuertes del libro

La narradora

Yo lo he escuchado en audiolibro en Nextory (ya sabes que tienes una oferta de 45 días gratis con mi código si quieres probar la app). Como estaba narrado en primera persona, me he sentido inmediatamente identificada con la prota (en mi caso, además, es que hay un paralelismo en eso de haber estudiado una carrera convencional para luego dejarla por otra más creativa, con los vaivenes del emprendimiento, que nunca es sencillo). Y creo que el narrador (la narradora) es un verdadero acierto en este caso, porque el pensamiento de Sara te lleva mil veces a soltar la carcajada a lo largo de la trama. 

Los personajes

Maravillosos personajes, incluidos los secundarios (o incluso los terciarios, como los obreros que van a arreglar el agujero del techo del taller). La madre de Sara y Lu, el padre, los amigos de Sara, Roberto, Eric… todos están estupendamente bien trabajados.

La estructura

El libro está dividido en 19 capítulos bastante largos, que se inician en el «dónde empezó todo» en la adolescencia de Sara, para luego dar el salto a su vida actual. Pero el ritmo es ágil, con giros que son geniales y desternillantes (maravillosas la visita al zoo y el viaje a China) y que te mantienen enganchado en todo momento. 

Pero también me gusta ese punto que tiene detrás de actualidad. Siempre desde el humor se tratan situaciones complejas como lo difícil que lo tiene la gente que intenta abrirse paso en emprendimientos creativos. O las dificultades para tener una profesión en el mundo actual, como las que afronta Roberto. O el desamor después de años de matrimonio. 

Los diálogos

Como comedia romántica, los diálogos son algo muy importante, son lo que dan esa chispa a la comedia, lo que te hacen soltar muchas veces la risa (como lo escuchaba en audiolibro mientras hacía deporte, fui por su culpa objeto de miradas curiosas por la calle). 

En resumen…

No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas es un libro para pasarte un buen rato, uno de esos antidepresivos literarios que tanto me gustan, para sonreír y reír, que te deja con un muy buen sabor de boca y ganas de seguir leyendo a la autora, cosa que sin duda haré. 

Si quieres recibir la novela gratuita «El amor es una epidemia», suscríbete aquí. Cada semana hablamos de libros en nuestro café.

Pin It on Pinterest