Comedias románticas basadas en libros

Los libros para guionistas son de los mejores libros que puede leer un escritor si quiere saber cómo mantener a los lectores en vilo y es que el cine y la literatura tienen mucho que ver. No es raro comprobar que guionistas con muchas tablas detrás se convierten en superventas en cuanto se ponen a escribir una novela (como es el caso de George R.R. Martin, por ejemplo). Ni tampoco es extraño encontrar comedias románticas basadas en libros que sus escritores han adaptado al cine.

Este de hoy es un TOP 10 de pelis que están basadas en libros que me gustaron ( o casi todos, verás que hay alguno más pasable). En ocasiones, también me gustó la película, aunque ya sabes lo que dicen: «que no hay película que supere al libro» (Será porque ni toda la magia del cine es capaz de superar a tu imaginación).

Vamos allá:

Comedias románticas made in Jane Austen

Empezamos por la reina. Las novelas de Jane Austen tienen un fino sentido del humor que las hace aterrizar dentro de los criterios de comedia romántica y es difícil decidirse por una de ellas, así que en esta lista te pongo mis dos preferidas. Espero con expectación el estreno de la nueva versión de Emma.

Sentido y sensibilidad

El guion de esta película le dio su segundo Óscar a Emma Thompson, que es una austenita recalcitrante y quería llevar al cine su libro favorito de la autora. Hugh Grant hace de él, pero la película tiene una maravillosa banda sonora y las actuaciones magistrales de Alan Rickman y de Hugh Laurie.

La novela es una de mis preferidas de la escritora, no solo por la crítica que siempre hace al ambiente social sino porque la historia de amor de Marianne y Willoughby es muy actual en estos tiempos en los que las redes sociales lo magnifican todo y en los que es fácil confundir con amor lo que es solo encandilamiento.

Orgullo y prejuicio

Mi novela preferida de Jane Austen. La habré releído mil veces. Con personajes humorísticos secundarios tan redondos como la señora Bennet o el señor Collins, es una de las comedias románticas mejor escritas de la historia.

Ha tenido varias versiones en el cine, pero no hay ningún Darcy que sea mejor que Colin Firth.

El diario de Bridget Jones

Bridget Jones dio origen ella solita a todo un género y generó un debate entre lo qué es comedia romántica y lo qué es chicklit que aún cojea en nuestros días. Esta historia de una treinteañera patosa que no consigue dejar de besar sapos (aquí de nuevo Hugh Grant, aunque esta vez no haciendo de él) conectó de tal forma con las mujeres que el libro se convirtió en un best-seller y posteriormente en una película. Como suele ocurrir en estos casos (imagino la presión sobre la autora para que sacara más libros de Bridget), el resto de la saga no llega a la altura, pero el primer libro es descacharrante.

Y no debo ser la única a la que Colin Firth le parece el Darcy ideal, por lo visto 😀 (aunque dicen las malas lenguas que Firth estuvo a punto de rechazar el papel porque le parecía que el personaje de Darcy era totalmente inexpresivo).

Comedias románticas adolescentes basadas en libros

Como me encanta la literatura juvenil, muchas de las obras de comedia romántica que leo son juveniles. En esta categoría entran las siguientes películas basadas en libros.

A todos los chicos de los que me enamoré

A la novela de Jenny Han le pasa lo mismo que a la de Helen Fielding. La primera de la trilogía tiene una premisa original y fresca y la resuelve de forma redonda. Lara Jean escribe una carta cada vez que se ve sobrepasada por los sentimientos que le inspira un chico. Las cartas son solo para ella, una válvula de escape, pero ¿qué ocurriría si llegaran a su destinatario? Sobre todo, cuando uno de ellos es el novio de su hermana.
No hacían falta dos novelas más, que por otro lado se hacen pesadísimas pero había que exprimir a la gallina de los huevos de oro.

Netflix borda esta comedia adolescente con un maravilloso Noah Centineo.

El stand de besos

El stand de besos, basada en la novela de Beth Reekles es de esas en las que el libro no está a la altura. La premisa es original y la película de Netflix la resuelve mejor que el libro, tal vez porque es una primera novela sacada de wattpad y se le nota mucho. Incluso con una traducción adecuada, las descripciones son bastante pobres, cae en todos los clichés típicos de la romántica y las escenas se pasan mucho de empalago en ocasiones. La novela es una de esas que mi madre llama «novelas de avión» (quiere decir que las compras para pasar el vuelo y luego, las olvidas con la misma).

La película es entretenida, aunque la diferencia de alturas entre la pareja protagonista me ha rechinado todo el rato. Y yo me hubiera quedado con el otro. Pero en fin…

La lista de no besar de Naomi y Ely

David Levithan es un autor de esos de los que me leería hasta la lista de la compra. En esta novela a cuatro manos con Rachel Cohn (con la que ya escribió una divertidísima comedia llamada El cuaderno de desafíos de Dash y Lily), cuenta la historia de dos amigos: Naomi y Ely. Naomi está enamorada de Ely, pero Ely es homosexual. Su amistad se mantiene en equilibrio gracias a la llamada «lista de no besar» hasta que Bruce Segundo aparece en escena para echarlo todo a rodar.

La película es bastante más prescindible, para tarde de sofá y mantita.

La sociedad literaria y el pastel de piel de patata de Guernsey

Ya te hablé de este libro cuando te hablé de las comedias románticas epistolares. Es una delicia de novela. En un Londres devastado por la guerra, Juliet recibe una carta de un desconocido que vive en la isla de Guernsey y que forma parte de una sociedad literaria de lo más curioso.

Llevada al cine por Mike Newell (que dirigió la cuarta película de Harry Potter), pierde bastante la esencia de humor y encanto que tiene el libro. Pero es una película agradable, con personajes y actores correctos si no has leído el libro (que para variar le da cien mil vueltas).

Donde termina el arcoiris

También formaba parte de mis recomendaciones epistolares esta novela de Cecelia Ahern. Lejos del dramón de PD: Te quiero que la hizo famosa, la escritora cuenta en esta novela la historia de Rosie y Alex, amigos inseparables de toda la vida y la realidad de unos sentimientos que nunca jamás revelaron.

La película se llamó Los imprevistos del amor y por supuesto es mejor el libro. Tal vez porque los personajes envejecen a lo largo de la historia y eso no se consigue en la película, con lo que su relación pierde esa profundidad que sí alcanza en la novela.

Una habitación con vistas

Una novela maravillosa de E. M. Foster que narra la historia de amor de Lucy Honeychurch, en un ambiente que recuerda mucho a las de Jane Austen con un humor muy fino y muy inglés. Esta obra circular, que empieza y termina en la habitación con vistas, fue llevada al cine por James Ivory y la película es igualmente deliciosa para los amantes de la comedia romántica.

Con magníficas interpretaciones (donde esté Daniel Day Lewis y Maggie Smith ya se sabe que hay calidad), tiene —igual que el libro— ese aire de «tomar el té plácidamente» que tiene el buen guion británico.

La princesa prometida

Un ejemplo de lo que te decía al principio de guionista-novelista es La princesa prometida, de William Goldman que también es el guionista de la película. El libro es un libro de aventuras clásico con su historia de amor, piratas, espadachines y un malo malísimo todo ello aderezado con una pizca de fantasía. La película —a pesar de que se le notan mucho los años— sigue teniendo esos destellos que la transformaron en un clásico (entre ellos una maravillosa interpretación de Billy Cristal) recogidos ahora en un libro: «Como desees», que espera en mi mesilla a ser leído y del que ya te contaré en otro artículo.

¿Cuántas de estas comedias románticas has visto? ¿Cuántos de los libros en los que se basan has leído?

Pin It on Pinterest