Cuando yo empecé a leer fantasía, solo había dos grandes grupos dentro del género: la fantasía adulta y la juvenil. Ya he hablado de las diferencias entre ambas en este post, pero ya tengo muchos años: Y cuando yo empecé a leer fantasía, internet no era ni siquiera una idea. Pero la llegada de internet y la venta en grandes plataformas online ha hecho que la cosa se complique hasta lo indecible. Y al amparo de nuevas clasificaciones, han surgido términos como hongos para separar la literatura juvenil en cachitos más pequeños. Esos términos son middle-grade, young-adult y new-adult. Sí, todos en inglés, porque si los traducimos al cristiano no queda tan fashion.

Vamos por partes. Primero, lo primero.

¿Qué es el middle grade?

El middle-grade engloba los libros de fantasía escritos para un público entre ocho y doce años. Generalmente, tienen una longitud de entre 30.000 a 50.000 palabras y están limpios de palabrotas, violencia explícita o de sexo. Sí que puede haber algún besito y tal, pero poco más. Los protagonistas suelen tener una edad entre los 10 y los 13 años. El narrador no es un narrador complejo: suele ser un narrador en tercera persona, omnisciente, con una reflexión mínima de lo que piensas los personajes y mucha acción.

Un ejemplo de middle-grade en fantasía juvenil española es el maravilloso libro de Omnia de Laura Gallego García.

 

¿Qué es el Young adult?

La edad de los lectores de fantasía young adult (YA, para los amigos) es un poco mayor que la de la fantasía middle-grade. Ronda los 13 a 17 años. Y son historias un poco más largas, pueden llegar a las 75000 palabras. De la misma manera que el anterior, la carga de violencia explícita y de erotismo no alcanza las cotas de la fantasía adulta, pero sí que aumenta la carga sexual. Hay escenas con fundido en negro, pero también las hay de sexo implícito o de actos violentos.

La edad de los protas es también mayor, pueden tener desde 15 a 17-18 años y eso se nota también en la madurez de los temas que se tratan. Pasan mucho más tiempo reflexionando sobre lo que sucede, el impacto que el conflicto pueda tener en su vida y analizando el significado de todo. Se usa un narrador en primera persona o bien un narrador en tercera, pero múltiple.

Un libro no es YA solo por la edad de los protagonistas, aunque eso es parte del género, sino también por los tipos de experiencias que están viviendo. Este subgénero es el rey de las primeras veces: la primera vez que te enamoras, el primer desamor, las primeras experiencias sexuales, la primera vez que te enfrentas a tus padres, etc.

Como autor de literatura young adult, tienes que ser consciente de que tu lector es un adolescente y que eso tiene que notarse no solo en la trama, sino también en la voz. Estás contando una historia de tú a tú, no dando lecciones morales, ni viendo el pasado con nostalgia —un error que cometen muchos autores noveles al intentar escribir este género. Si la voz de la novela es nostálgica, no es una novela young adult. El lector está aprendiendo a moverse en la vida, lo mismo que los personajes.

Un ejemplo de literatura young adult en fantasía son los libros de Harry Potter, sobre todo los últimos.

 

 

¿Qué es el new adult? 

Rozando la frontera con el young adult está el new adult, que suele presentar protagonistas ya en edad universitaria. En el young adult, dada la menor edad de los protagonistas, casi siempre dependen de un adulto y eso limita su independencia a nivel sexual. Son los años aterrorizadores de la adolescencia y el despertar erótico. El sexo está presente pero suele centrarse en el aspecto emocional.

Sin embargo, en el new adult, los protagonistas son mayores por lo que intentan abrazar su independencia, mientras tienen experiencias ya de adulto. Y responsabilidades también de adulto. A diferencia del sexo en el young adult, aquí los protagonistas son conscientes del plano físico de las relaciones. Las escenas en este sentido son más gráficas.

.La new adult es una categoría tan nueva (el término empezó a usarse alrededor de 2009) que todavía está fuertemente conectada a un entorno contemporáneo. Así que es difícil encontrarla en fantasía clásica. Pero un ejemplo en este sentido es la bilogía de “Leyendas de la Tierra Límite”.

¿Conocías la diferencia entre los tres términos?

¿Te animas a dejarme una recomendación de tus lecturas favoritas de cada uno? 

Pin It on Pinterest